EL 2011 ES NUESTRO

Para multiplicar nuestro dinero: ¿dónde lo debemos invertir?

EL 2011 ES NUESTRO

 [Por Matiana Flores]

Dentro del universo de las inversiones, ¿cuáles son los instrumentos que nos darán las mayores ganancias para lo que resta del año? ¿En dónde debemos poner nuestro dinero para multiplicarlo con mayor eficacia?

En 2010, los mejores rendimientos los obtuvieron los inversionistas de los mercados de commodities (materias primas) y renta variable, en un contexto marcado por el dinámico crecimiento de las economías de los países emergentes (los que aún no son desarrollados pero que tienen altos crecimientos), un dólar débil y un proceso de recuperación de la economía estadounidense que, en el último bimestre del año pasado, resultó más vigoroso de lo que se esperaba. Ese hecho llevó a los analistas a reevaluar sus pronósticos de crecimiento para 2011.

Este año se prevén pocos cambios en materia económica y financiera en el mapa global. El crecimiento de la economía se va a seguir dando en dos vertientes, como lo define el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según sus estimaciones, los emergentes registrarán una tasa de crecimiento promedio de 6.4%, mientras que los desarrollados 2.2%. Destaca el crecimiento estimado por el FMI para Estados Unidos, de 3%, igual al del consenso de los analistas, aunque Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, señala que podría llegar incluso a 4%, gracias a los estímulos monetarios y fiscales que se han implementado. Sin embargo, será insuficiente para bajar la tasa de desempleo en un rango aceptable.

De igual modo, penden otros riesgos que será preciso ir despejando conforme avance el año. En principio, los riesgos derivados de la abultada deuda de algunos países europeos, por las repercusiones que tendría ésta en su sistema financiero y el euro en general. También está la debilidad del sector hipotecario de Estados Unidos, que no termina de recuperarse, por lo que se esperar que, al menos hasta el tercer trimestre del año la asignación de inversiones continúe favoreciendo (en un horizonte de inversión de 12 meses) a los mercados ganadores del 2010.

En un horizonte de inversión más largo, valdría la pena considerar invertir en las Bolsas de los mercados desarrollados, no sólo de Estados Unidos (que, por cierto, en 2010 cerró con buenos números en términos de rentabilidad).

Que ya terminó la crisis es un hecho aceptado por los analistas, aunque muchos insisten en que fue tan grave que la recuperación será larga (algunos incluso ubican la recuperación total hacia 2015). Estamos, pues, hablando de varios años perdidos en términos de crecimiento y de desarrollo.

Los riesgos latentes, a los que debemos darle seguimiento puntual, son:

1. Riesgos externos

a) La evolución de la deuda soberana de España, Grecia, Irlanda y Portugal. En conjunto, este año los países de la zona del euro tienen vencimientos por alrededor de $560 mil millones de euros.

b) La debilidad del crecimiento y, por tanto, la incapacidad para generar empleo de estos países. Se estima un crecimiento conjunto de 1.5%, destacando tan sólo el 2.2% en que se cree que crezca Alemania.

c) Posibles brotes de inflación derivados de incrementos desproporcionados en el precio de los commodities (como los alimentos y la energía), por la creciente demanda de las economías de China e India, cuyo nivel de crecimiento pronosticado se ubica en 9.6% y 8.4%, respectivamente.

d) El incremento del déficit fiscal del gobierno estadounidense.

e) La guerra de divisas generada por la avalancha de liquidez que la Reserva Federal ha inyectado y que se ha esparcido al mundo, dando lugar a un importante flujo a las economías emergentes. Esto ha generando la apreciación de las divisas de esos países, afectando sus exportaciones. Éstos han respondido con la imposición de impuestos y aranceles para frenar el flujo, o al menos moderarlo.

f) El sobrecalentamiento de la economía china, con las presiones inflacionarias que ello podría representar para el mundo y los problemas de su mercado hipotecario, que presenta niveles de sobreproducción.

g) Conflictos bélicos y revoluciones populares (como la de Egipto), que son focalizados pero que tienen repercusiones directas en la economía mundial.

2. Riesgos internos

a) El reforzamiento de la demanda doméstica es todavía una asignatura pendiente en nuestro país, e implica temas de desregulación, seguridad, reforma fiscal, etcétera. Este será el panorama que prevalecerá en el 2011, año en el que México crecerá entre 4% y 5%, tendrá una tasa de inflación cercana a 4% y un tipo de cambio de alrededor de $12.15 pesos por dólar.

Por cierto, aunque la crisis ya terminó y la recuperación está en marcha, resalta la ausencia de un acuerdo de regulación a nivel global para impedir que vuelvan a ocurrir cataclismos similares. La crisis pudo ser evitada, como ahora se sabe. Como concluyó la comisión investigadora del Congreso de Estados Unidos, “la cultura de desregulación liderada por el ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, los cálculos equivocados de la Comisión de Valores (SEC), la inacción del gobierno y el riesgo irresponsable en Wall Street llevaron a la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión”.

Ante este escenario y, tomando en cuenta estos riesgos, ¿en dónde nos conviene invertir y qué podemos esperar en rendimientos?

*No olvides consultar completo el artículo de portada de marzo, donde te decimos el estado de cada uno de los mercados financieros y las perpectivas que se tienen.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s