GUARDA TUS TESOROS

Cajas de seguridad bancarias

GUARDA TUS TESOROS

[Por Eunice Martínez]

¿Cuántas veces hemos visto en las películas que la gente guarda objetos valiosos en una caja de seguridad bancaria? Sin duda, muchísimas. Sin embargo, parece que ese tipo de cosas no se dan en nuestro país o que ya son parte de un pasado muy lejano. La verdad es que estos servicios están disponibles en diversas instituciones y pueden darte la tranquilidad de que tus pertenencias están bien resguardadas.

Por lo general, la gente busca guardar objetos personales de valor o documentos importantes que sería imposible reemplazar, como obras de arte, joyas, antigüedades, artículos de colección, dinero en efectivo (por lo general en divisas, como dólares o euros), títulos de propiedad (escrituras), facturas, bonos, acciones, contratos (como pólizas de seguro o de arrendamiento), testamentos, etcétera. Pero muchas veces no se cuenta con un sofisticado sistema de alarmas en casa, así como con una buena caja fuerte. Por eso, lo más conveniente es rentar una caja de seguridad en un banco.

Sólo el titular de la caja de seguridad tiene acceso a ella, lo que brinda privacidad absoluta. Sin embargo, debido a que el banco desconoce su contenido, se deslinda de cualquier responsabilidad en caso de sufrir un asalto, por lo que el cliente no puede reclamar ninguna pertenencia.

Responsabilidad limitada

Como en estas gavetas blindadas se resguarda todo tipo de cosas, está fuera del control de las instituciones el hecho de que algunas personas las utilicen como almacén. Por eso, en el contrato de renta, el usuario se compromete a introducir a su caja únicamente valores, ya sea en documentos o dinero, evitando guardar objetos peligrosos como explosivos o substancias corrosivas que puedan dañar las instalaciones, así como aquellas cuyo consumo o posesión están prohibidas por la ley.

También, en dicho contrato, se estipula que la institución no se hace responsable por daños y perjuicios que sufran los bienes contenidos en la caja de seguridad en caso de terremoto, incendio, atentado terrorista o cualquier otro hecho que no sea atribuible al banco. Esto a su vez evita que, si alguien resulta afectado en caso de robo, maltrato o extravío de sus pertenencias, acuda a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para que intervenga a su favor. Recordemos el asalto a una sucursal de Banamex situada en Tecamachalco, perpetrado en octubre de 2006, donde un grupo de asaltantes tomó el contenido de aproximadamente 155 cajas de seguridad que se encontraban en la bóveda de dicha sucursal. De acuerdo con las autoridades, no se pudo cuantificar el monto total del robo debido a que no se tiene un registro confiable del contenido de cada caja. Pero la incidencia de este tipo de delitos es muy baja: en la última década, sólo se tiene registro del robo a cajas de seguridad en tres sucursales: Santander de Guadalajara y Querétaro, y Banamex de Tecamachalco.

Servicio en extinción

En la actualidad muy pocas las instituciones financieras ofrecen el servicio de cajas de seguridad debido, principalmente, a que es un negocio poco rentable. En la Asociación de Bancos de México (ABM) no se tiene un registro de cuántas sucursales bancarias todavía lo ofrecen o el número total de cajas de seguridad que hay en nuestro país. Lo que sí se sabe es que de los intermediarios financieros más importantes de nuestro país, sólo Banamex e Ixe aún tienen cajas de seguridad disponibles. BBVA Bancomer, Banorte, Santander, HSBC y Scotiabank ya no ofrecen este servicio.

El costo de la seguridad

Las cajas de seguridad brindan un servicio confiable, porque los documentos y objetos valiosos están resguardados con mayores medidas de seguridad que las que se pueden tener en casa de manera convencional. Pero muy poca gente aprovecha sus beneficios, por lo que cada vez la demanda es menor. Si se llega a ocupar el total de las cajas de seguridad con las que cuenta un banco, ya no se colocan más; por el contrario, cuando hay demasiada disponibilidad, se eliminan de la bóveda.

Otra razón por la que cada vez hay menos cajas de seguridad es su costo de mantenimiento, que resulta muy oneroso en comparación con la renta anual que cobran, por lo que significan un negocio poco rentable.

Sea por una u otra razón, algunos grupos financieros han decidido incrementar el precio de las cajas de seguridad con la finalidad de desalentar su demanda. En Banamex, por ejemplo, el cobro anual varía según el tamaño:

Tipo de caja

Renta anual

Alhajero

$2 mil pesos

Chica

$4 mil pesos

Mediana

$6 mil pesos

Grande

$8 mil pesos

Extra grande

$12 mil pesos

Anteriormente, el precio de las cajas iba de $970 a $4 mil pesos.

El único requisito que pide la institución es tener una cuenta de cheques activa, sin monto mínimo y se brinda la opción de hacer el pago con cargo a la tarjeta de crédito a seis meses sin intereses.

En Ixe los precios son los siguientes:

Tipo de caja

Renta anual

Chica

$1,800 pesos

Mediana

$3 mil pesos

Grande

$5,500 pesos

Sólo se requiere ser cliente de dicho banco y permite tener varios usuarios con acceso a la caja de seguridad.

Recomendaciones de uso

Si deseas rentar una caja de seguridad, toma en cuenta lo siguiente:

  • Que tu llave no tenga ninguna identificación o instrucción acerca de su función, ni del banco en donde se encuentra la caja.
  • Después de abrirla, no pierdas de vista tu llave.
  • No te alejes de tu caja sin haber retirado la llave.
  • Cuando estés en la bóveda, ten cuidado de no olvidar nada fuera de la caja.
  • Antes de retirarte, revisa que no haya quedado nada en el piso.
  • Cualquier evento de inseguridad, pérdida o robo de tu llave, repórtalo a las autoridades correspondientes y al mismo banco, para que cambien la combinación y te entreguen un juego de llaves nuevo.
  • Guarda tu llave en un lugar seguro y fuera del alcance de otras personas.
  • No comentes con extraños que tienes una caja de seguridad ni su contenido.
  • Evita fraternizar con el personal bancario encargado del área de cajas de seguridad
  • No guardes papeles o documentos que puedas necesitar en una emergencia, porque recuerda que los bancos cierran de noche, en días festivos y fines de semana.
  • Toma todas las precauciones a tu alcance para mantener seguras tus pertenencias dentro de la caja, por ejemplo, mete los documentos en una bolsa hermética.
  • Guarda en un lugar distinto fotos y documentos que acrediten la propiedad de los objetos que están en la caja de seguridad. Así, en caso de desastre o robo, puedes facilitar la labor de las autoridades para ayudarte a recuperarlos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s