TOMA EL TIMÓN DE TU DESTINO

Las claves del éxito de Galia Moss

TOMA EL TIMÓN DE TU DESTINO

[Por Natalia Ortiz Mena]

Hace algunos meses, Galia Moss, primera velerista mexicana en cruzar el Atlántico en solitario, enfrentó un nuevo reto: sumar el apoyo de más de una docena de importantes empresas como patrocinadoras para volver a cruzar en dirección opuesta el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo, navegando desde México hasta Israel. Pese a que tuvo que suspender momentáneamente esa travesía (porque se adelantaron las tormentas invernales, lo que implicaba un gran riesgo), el proyecto sigue en pie, y lo que más resalta de esta admirable mujer mexicana es su espíritu indomable, mismo que nos deja muchas enseñanzas, tanto para los negocios como para la vida diaria.

Alcanzar un sueño

La primera pregunta que surge al conocer a la velerista es: ¿cómo le surgió la idea de trazarse una meta tan ambiciosa como cruzar el Atlántico en solitario? Galia narró a Inversionista su historia.

“A los 24 años aprendí a velear –recuerda–. Leí sobre travesías de algunos de los mejores navegantes del mundo y empecé a soñar con cruzar el océano yo sola. Ese anhelo me ayudó a no perder de foco mi objetivo. No dudé en que iba a lograrlo, sabía que si lo deseaba con todo mi corazón y me avocaba diario a trabajar en eso, nada me iba a detener. La gente me decía ‘no vas a poder, estás muy chica para eso’. O bien: ‘estás muy grande para aprender a velear’. También me decían que no había nacido en una familia de veleristas y que eso me impediría llegar lejos”.

Galia empezó a meditar y hacer yoga para conocer mejor sus pensamientos y acostumbrarse a vivir en su mundo interior. Trabajó mucho en aprender a escucharse a sí misma, porque sabía que iba a afrontar momentos difíciles en su travesía y necesitaba saber qué iba a hacer cuando se le presentaran ideas negativas. Hizo un plan para contrarrestarlas.

“Es importante analizar lo que vas a enfrentar, identificar lo que te puede dar miedo a lo largo del camino y estudiar toda posibilidad de riesgo –refiere–. Por ejemplo, a mi me duele cuando busco un patrocinio con alguna empresa y me rechazan, pero es justo cuando tengo que enfocar mi energía en seguir buscando otras oportunidades para encontrar aquella que me diga que sí. Además, veo como un avance haber averiguado que esa puerta no se iba a abrir para mí, por lo menos en ese momento”.

Galia piensa que el verdadero problema es que mucha gente teme salirse de su rutina para cumplir su sueño, porque creen que así no van a encajar con los demás. Es una cuestión que se resume en falta de confianza en uno mismo. Pero si lo tenemos en la mente, ¿por qué no habríamos de lograrlo? “Nunca va a ser fácil alcanzar un sueño. Tengo una amiga que durante 15 años estuvo intentando trabajar en la ONU hasta que lo logró. La clave es no procrastinar”.

Cuando Galia cruzó el Atlántico sostuvo una causa social: cada que avanzaba conseguía más donaciones de casas habitación, para gente de escasos recursos, por parte de sus patrocinadores. Eso la impulsó aún más a vencer sus límites, porque sabía que estaba ayudando a otros con su esfuerzo.

“Es esencial no perder de vista que la gente te asigna el lugar que tú mismo te das. Uno construye su papel y su rol en este mundo. No hay que esperar a que alguien te reconozca: si sucede, qué bueno, pero si no, de todas formas tienes que seguir luchando a diario por ganarte el lugar que has soñado para ti”.

La voz de la sabiduría

Al estar 41 días sola en el océano –literalmente contra viento y marea–, Galia aprendió que los pensamientos lo son todo en la senda del éxito, y que con ellos creamos la realidad. Supo cómo ser directa consigo misma y con los demás, porque piensa que uno muchas veces se abandona a sí mismo con tal de quedar bien con los demás. Ahora sabe que sólo se siente satisfecha cuando es ella misma.

“Aprendí a ser más relajada conmigo y a no crearme expectativas sobre las otras personas, porque me di cuenta que cuando le echas la culpa a otros, es más difícil aceptar tus errores. ¡En el Atlántico todo era mi responsabilidad! Te das cuenta de lo que haces para provocar la realidad y sólo así es como creces: asumiendo tus errores y corrigiendo lo necesario para repetirlos. Aprendí a centrarme más rápido y a estar plenamente en el presente. Ahora sé que cuando pierdo el enfoque o la desesperación me ataca, necesito cambiar mi estado mental. En ese momento me pregunto: ¿qué necesito?, y lo atiendo en el acto”.

Para esta gran emprendedora la intuición jugó un rol central, porque en el océano únicamente escuchaba su voz que, asegura, 99% de las ocasiones nos dice la verdad, nos dirige en la dirección correcta y nos alerta ante los peligros.

“Desde niña aprendí a no hacer las cosas con miedo. Por ejemplo, cuando hacía gimnasia olímpica notaba que si me subía con miedo a la viga, me caía. La clave para ganar esa confianza necesaria es estudiar e investigar todo lo que puede salir mal, antes de lanzarse a emprender algo. En mi caso entrevisté a personas que hicieron travesías similares para identificar todos los posibles riesgos y tener una idea clara de cómo afrontarlos. Armé un plan para resolver problemas y aprendí que puedo transformar mis miedos en esa energía que nos hace falta para lanzarnos a la aventura”.

Su fórmula del éxito

Estos son algunos de los secretos de Galia para concretar cualquier sueño:

  • Si tienes un objetivo en tu mente, conserva a diario la convicción de que lo vas a lograr. Desde el inicio debes saber que no será fácil ni se puede concretar de un día a otro.
  • Avanza con convicción y coraje: si haces las cosas con miedo, te vas a tropezar.
  • Identifica qué barreras puedes encontrar al caminar hacia tu meta y haz un plan para resolver cada situación.
  • No te envenenes con pensamientos negativos; contrarréstalos con ideas constructivas.
  • Evita culpar a otros y asume la responsabilidad plena por tus errores. Aprende de ellos y corrige lo que no salió bien.
  • La clave es diariamente visualizarte en vivo y a todo color alcanzando tu meta. Para lograr algo primero necesitas imaginarte haciéndolo.
  • Escucha tus pensamientos: ése es tu lenguaje interior. Alberga los que son positivos, los que te ayudan a perseverar cuando se presenten obstáculos.
  • Recuerda ser siempre tu mejor amigo, tu primer aliado, y actúa en consecuencia.
  • Enfoca tu atención en cuánto camino llevas recorrido y no en cuánto te falta para llegar. Reconócete por el trecho andado, y por los obstáculos que hayas librado.
  • Siempre ten opciones A, B, y C. Si una no se da, vas tras la siguiente. No te aferres: soltar nos cuesta trabajo, pero si miras hacia delante siempre llega algo mejor.
  • ¡Entrena, entrena y entrena! Con frío, con cansancio, en días soleados y en días de tormenta, nunca dejes de entrenar.
  • No vivas soñando, mejor vive tu sueño.

¿Quién es ella?

Galia Moss es atleta desde la cuna. Comenzó su vida deportiva en la gimnasia olímpica y después de 10 años llegó a representar al Distrito Federal. A los 24 años conoció el deporte del velerismo y desde el primer momento su sueño fue cruzar el Océano Atlántico en solitario. Después de siete años de tomar cursos, de competir, transportar veleros, entrenar con los mejores veleristas de España y tras dos años de tocar puertas para conseguir patrocinio, logró concretar ese anhelo, convirtiéndose en la primera latinoamericana en conseguirlo. Su travesía duró 41 días: partió de Vigo, España, y llegó al parque nacional mexicano Xcaret.

Esta travesía estuvo vinculada a una causa social con tres fundaciones: por cada ocho millas náuticas navegadas, se donó una casa. Al final del proyecto 644 familias mexicanas obtuvieron un hogar. Desde su llegada Galia se dedica a dar conferencias motivacionales compartiendo sus logros. Es autora del libro Navegando un sueño, donde narra su travesía. Actualmente entrena para su futura travesía oceánica, México-Israel, cruzando el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s